EL PRIMER DESFILE EN EL SAMBÓDROMO

1984: El brillo de Mangueira y Portela.

La inauguración del sambódromo proyectado y construído por Oscar Niemeyer en 120 días, convirtió en histórico el carnaval de aquel año.

El carnaval de 1984

Hasta 1983, el desfile de las escuelas de samba de Río, era realizado en las avenidas del centro de la ciudad a lo largo de instalaciones provisorias.

Para acabar con los problemas de tráfico, el monta y desmonta de las arquibancadas, y toda la especulación financiera que eso conllevaba, el gobernador decidió crear el Sambódromo da Marquês de Sapucaí.

La inauguración del sambódromo en el año 84, la pasarela de samba definitiva projectada por el arquitecto Oscar Niemeyer; generó una incertidumbre sobre el número de escuelas que desfilarían y cómo se organizarían los desfiles.

El conjunto constaba de una pasarela para desfilar y un área de dispersión para los integrantes de las escuelas, es lo que se conoce como la Praça da Apoteose o Apoteosis. En un principio, la Apoteosis tenía una anchura mayor, ya que fue remodelada al cabo de los años.

Los desfiles del primer grupo (aún no existía el Grupo Especial), que siempre habían desfilado en una única noche, se dividieron en dos grupos para recorrer la avenida a lo largo del domingo y el lunes de carnaval.

Finalmente, en el año 84, desfilaron 14 escuelas divididas en dos grupos. Varió el sistema de clasificación y se decidió elegir las tres mejores escuelas de cada uno de los desfiles y una campeona de cada uno de los dos días; de las cuales se elegiría a la campeona de ese año. El sábado de las campeãs, desfilarían las 6 mejores junto con las dos aspirantes al título.

Esta medida no fue muy bien acogida por la comunidad carnavalesca, sin embargo; era mayor la ilusión por desfilar en la nueva pasarela de samba.

Darcy Ribeiro, el entonces vice-presidente, anunció que después de cruzar la avenida las escuelas tendrían que continuar desfilando hasta la Praça da Apoteose.

También prohibió las tradicionales decoraciones de las pasarelas, ya que alegó; que decorar un proyecto de Niemeyer era el equivalente a colocar una corbata al Corcovado.

Una de las grandes polémicas de aquel histórico carnaval, fuel el hecho de que Globo TV, alegó falta de recursos técnicos para cubrir la retransmisión y rechazó emitir el desfile. Entre bastidores, siempre se ha sabido que el canal Globo no quiso dar proyección al gobernador Brizola y que tampoco tenía ganas de modificar la programación que tenía preparada para el lunes.

El caso, es que acabó siendo un gran error. Manchete TV, con tan sólo un año de existencia, consiguió la exclusividad para retransmitir un carnaval que batió todos los récords de audiencia.

Se abren las apuestas

Entre las favoritas a ganar la competición se encontraban: Beija-Flor, que aún arrastraba la polémica generada al ganar el carnaval anterior, acusada de haber sobornado a algunos de los jurados. Portela, con un enredo bellísimo en homenaje a tres de sus grandes. Mocidade Independente, con una composición muy creativa que contaba la historia de la muamba (una jerga brasileña para designar los productos de contrabando). La todavía poderosa Império Serrano, Salgueiro con una bonita samba de David Corrêa y la también muy esperada Mangueira.

Tras el desfile del domingo, Salgueiro acabó bastante por debajo de lo esperado. A pesar de presentar un bonito conjunto alegórico, en una decisión de último hora, destituyeron al director de la batería y la samba no consiguió emocionar tanto como se esperaba.

Quien sí sorprendió, fue Caprichosos de Pilares, después de haberse visto afectada por un apagón el año anterior, la novísima agremiación consiguió animar a todos con una gran exhibición.

Sin embargo, el destaque absoluto del domingo, sin duda alguna fue para Portela. La escuela, que aún lloraba la muerte de su gran compositora Clara Nunes, consiguió hacer una auto-exaltación a través de los orixás de sus tres grandes nombres: Paulo da Portela (Oranian), Natal (Oxóssi) y Clara (Iansã).

Con una samba histórica, Portela entró en la avenida con su águila surgiendo entre las aguas del mar asomando apenas la cabeza. A pesar de parecer extraño en un comienzo, los carnavalescos guardaban una sorpresa para el final.

Tras el paso de cada uno de los orixás en sus respectivos carros, apareció el último carro alegórico con una águila batiendo las alas, cerrando así un desfile magistral.

Dicen que ese año Portela desfiló con 6000 integrantes y que a pesar de tener algunos problemas de tiempo, y del espectacular desfile que realizó Império Serrano contando la historia del malandragem, nada parecía amenazar su triunfo. De hecho, Portela fue la ganadora de la competición del domingo.

El lunes, Mocidade Independente de Padre Miguel, confirmó las expectativas depositadas en ella en un excelente exhibición. Con una batería cadenciada y disfraces creativos, la escuela entró llena de emoción en la Praça da Apoteose.

En la otra cara de la moneda, hubo escuelas que decepcionaron, en parte debido a la falta de recursos económicos. Fue el caso de Imperatriz Leopoldinense y de Unidos de Vila Isabel.

Cerrando el desfile inaugural del sambódromo, se presentó la campeona del momento, Beija-Flor y Estação Primeira de Mangueira.

Beija-Flor, como era de esperar, se paseó con alegorías y disfraces grandiosos perfectamnete acabados, pero a pesar del innegable lujo, el desfile fue frío como un iceberg.

Después de la correcta y nada emocionante presentación de Beija-Flor, Mangueira pisó la avenida presentando la antítesis de todo lo mostrado por su oponente.

El enredo “Yes, nós temos Braguinha”, del carnavalesco Max Lopes; homenajeaba al gran cantor y compositor João de Barro. Con alegorías menores, ligeras y de buen gusto, Max ya comenzaba a despuntar por su gran poder creativo.

Mangueira brilló en la pasarela, tanto por su bella samba como por la exaltación de sus componentes. Braguinha, mostraba su agradecimiento en Manchete Tv y el público, proporcionó un momento histórico que probablemente nunca más será repetido.

La hazaña mangueirense

En pleno éxtasis al son de la música de Jamelão, el público invadió la avenida cuando la escuela llegó a la Apoteosis, iniciando así un nuevo desfile en sentido contrario. Pueblo y escuela unidos en la emoción, desfilaron por la pasarela hasta la entrada de Sapucaí. ¡Inolvidable!

Esta “vuelta” de la escuela, fue debida a un hecho curioso. Mangueira no tenía dinero para pagar a los empurradores (personas que empujan los carros) y como éstos amenazaron con dejar los carros en mitad de la calle, surgió la idea de dar media vuelta, ya que así; la escuela conseguiría llevar sus carros hasta el barracão ubicado en la Praça Onze.

Esta anécdota, consiguió que el carnaval de 1984 sea recordado por la osadía del pueblo mangueirense. Ya en el desfile de las campeãs, Mangueira; que era la última escuela en desfilar, volvió a hacer el retorno y salió de la avenida en brazos del exaltado público.

Mangueira

Max Lopes apostó por una escuela bien vestida en homenaje al compositor Braguinha, tema muy poco común, ya que no eran habituales los enredos sobre personas vivas.

Recordando las tardes de toros en Madrid, Mangueira se vistió de belle époque con unos tonos verde y rosa más ténues de lo habitual. Algo que encantó al público y que hizo que Max recibiera el apodo de “Mago das Cores”, como se le conoce hasta ahora.

Toda aquella belleza surgió de la nada, ya que Mangueira atravesaba grandes dificultades financieras. Las alegorias fueron construidas al aire libre en el patio del famoso edificio Balança, mas não cai.

Max recuerda que uno de los toros hechos en papel maché se disolvió bajo la lluvia. Fue ahí que un amigo suyo consiguió colocar un techo provisional y viéndose sin condiciones para pagar a los trabajadores, tuvo que llamar a toda la comunidad para que ayudaran en la preparación del carnaval.

Hasta el propio Max Lopes trabajó en la elaboración de los carros, casi cayendo al suelo un día que se quedó dormido decorando uno de ellos. Para él, fue un carnaval desgastante, perdió 18 kilos y entró en la avenida enfermo.

Tuvo la extraña idea de pedir a los integrantes que llegaran tan sólo 40 minutos antes. A poco tiempo de comenzar el desfile, la tensión empezó a extenderse porque todos los carros estaban preparados para entrar y aún no había llegado nadie.

Faltando tan sólo media hora, un operario subió a uno de los carros y gritó -Olhem para a Central! (¡Mirad la Central!). Era un mar de gente, llegando todos al mismo tiempo. En tan sólo unos minutos, la escuela se organizó y entró en la avenida arrasando.

Portela

Campeona del desfile del domingo, Portela se presentó con todo lo que un portelense podría esperar. Su samba-enredo era simplemente magnífico, homenajeó a sus mayores ídolos y además de eso; estaba lujosa como nunca.

Antes del desfile, la escuela se preparaba cantando sambas de Clara Nunes que había fallecido hacía poco y siempre había estado presente en los desfiles de la escuela. Era el primer carnaval sin su musa.

El clima de emoción se iba extendiendo por el sambódromo cuando el sonido de la batería se interrumpió durante un minuto de silencio. De pronto, el silencio se quebró y los fuegos artificiales comenzaron a explotar en el cielo, la batería resonó y los puxadores (cantantes principales) cantaron a pleno pulmón. El desfile había comenzado.

Al finalizar, todo el público aplaudió y aclamó a Portela como favorita en la conquista del campeonato en aquel 4 de marzo del año 84.

El fin de una era brillante

El domingo ganó Portela. El lunes, Mangueira. Y fue ésta última, que también ganó el histórico carnaval del año 84.

Sin embargo, Portela también celebra el título como suyo. Muchos portelenses se consideran los ganadores de 1984. Para la escuela blanquiazul fue la última vez que consiguió subir al podium hasta el año 2017.

El triunfo en el carnaval 2017 por parte de la magnífica Portela ha sido de los más festejados en la ciudad de la samba.

“Cantos de areia”, el enredo presentado por la escuela en aquel mítico carnaval, representa los viejos años de gloria, es por ello que se canta con una mezcla de nostalgia y orgullo.

Anécdotas del desfile

  • Aniz Abrahão David, presidente de honra de Beija-Flor, mandó cortar 21 almendros en la Av. Presidente Vargas para facilitar el acceso de los carros en el sambódromo. Fue multado con 850.000 cruceros.
  • Estácio de Sá, desfiló por primera vez con ese nombre. Hasta 1984, lo había hecho como São Carlos.
  • Ante el rechazo de Globo TV, fue el canal Machete que retransmitió los defiles de carnaval en exclusiva.
  • El diputado Agnaldo Timóteo, desfiló colgado de un gigantesco teléfono en el carro abre-alas de Imperatriz.
  • Las escuelas sufrieron al llegar a la Apoteosis. No sabían qué tenían hacer en aquella parte más ancha de la avenida.
  • Nelson Cavaquinho y Dona Zica, desfilaron de la mano en Unidos do Cabuçu, tras estropearse la carroza en la que iban.
  • 85 minutos fue el tiempo dado a las escuelas para atravesar la avenida y 15 para cruzar la Praça da Apoteose.
  • Mangueira dio media vuelta al llegar a la Apoteosis y desfiló en sentido contrario acompañada de todo el público.
error: Content is protected !!